Ficha película

Título:
Willard
Director:
Glen Morgan
Intérpretes:
Crispin Glover, R. Lee Ermey, Laura Elena Harring, Jackie Burroughs, Kim McKamy, William S. Taylor,
Calificación:
Crítica

El cine fantástico y el terror se prestan a una cómplice visión, especialmente en esos filmes de bajo presupuesto de los grandes estudios de Hollywood, pequeñas joyas que con una desbordante imaginación y gran creatividad por parte de los guionistas y directores, conseguían hacernos volar hacia universos singulares y situaciones muy poco tranquilizadoras. Grandes genios del cine, como el mismísimo Howard Hawks, sin olvidar a Orson Welles, hicieron sus pinitos en esta honrosa vertiente cinematográfica, el primero con “El enigma de otro mundo” –retomada años más tarde por Carpenter para realizar “La cosa”- y el segundo con la versión revolucionaria versión radiofónica de “La guerra de los mundos” –haciendo creer a un país entero que era invadido por extraterrestres-. La progresiva poca rentabilidad de estos filmes en la gran pantalla originó una gran proliferación en los años 60 y 70 de series de televisión como “En los límites de la realidad”, o “Alfred Hitchcock presenta” donde se daban rienda suelta a esa creatividad orientada a lo fantástico, terminando por ser recuperada en los 80 con directores como el ya antes mencionado Carpenter –“Golpe en la Pequeña China”, “La niebla”, etc.-.
En la actualidad, esta serie “B” se ha transformado, con bastante poca fortuna, en una sarta de películas para adolescentes, que han ganado en presupuesto, pero han perdido buena parte de su creatividad original. El film que nos ocupa es un “remake” de una antigua película de 1970, “La revolución de las ratas” y cuenta la historia de un tímido niño-hombre cuyos únicos amigos son una gran horda de ratas dispuestas a obedecerle en todo lo que les ordene, incluido el asesinato. ¿El motivo? No importa, porque lo que realmente importa es la situación y cómo el tímido y torpe empleado se convierte en la némesis de sus enemigos ayudado por su caterva de impasibles roedores. El grave problema del film es que el director se ha apasionado demasiado con el ambiente, sin duda importante para la historia, pero no exclusivo para desarrollar argumentalmente la misma. Todos los puntos de giro que tan bien se aprovechaban en la versión original –la aparición de una “sustituta” en el trabajo, la relación con el jefe, etc.- están basante desaprovechados en esta cinta cuyo máximo aliciente es ver recuperrado a Crispin Glover, el único actor que le ha ganado una demanda judicial a Steven Spielberg –ya que él fue quien interpretó al padre de Michael J. Fox en “Regreso al futuro” y fue sustituido sin su consentimiento en las dos sagas posteriores-. Película de malsanos ambientes, escalofriantes ratas asesinas y algunos momentos de tensión, salpicados en un guión algo lento para el género, y la historia.


Federico Casado Reina



©2001. AndaluNet, Diseño y hospedaje de páginas Web