Ficha película

Título:
Vanilla Sky
Director:
Cameron Crowe
Intérpretes:
Tom Cruise, Penélope Cruz, Cameron Díaz, Jason Lee, Kurt Russell, Noah Taylor, Timothy Spall, Tilda
Calificación:
Crítica

La colonización definitiva se produjo cuando la (presunta) pareja de moda Cruise-Cruz llegó hasta nuestro país para presentar la versión Hollywood de una película que ya habíamos visto hace unos años de la mano de Alejandro Amenábar, pero las sonrisas profidén, el “glamour” de los trajes de noche y las alfombras rojas se volvieron torvos gestos de insatisfacción al ver este “remake”: que si es igual, que si no se le ha sacado el partido que hubieran podido en Hollywood, que si para eso no ha merecido la pena volverla a rodar... Pero contra todo pronóstico, Cameron Crowe, un director que ya ha demostrado sobradamente su talento con “Solteros”, “Jerry Maguire” y “Casi famosos”, ha logrado dar una vuelta a la tuerca al guión original de Amenábar y Gil, vertebrándolo con mucha más solidez, y haciéndolo más asequible para el espectador.
A la historia original se le ha añadido la clásica parábola del llamado “sueño americano” –o lo que es lo mismo, la historia del triunfador millonario, mimado por todos, que puede ver peligrar su situación económica y social por algún inesperado traspiés de cualquier índole, tema recurrente de toda la literatura y cinematografía norteamericana desde Frank Capra hasta Tom Wolfe, pasando por todo el batiburrillo de comedias adolescentes de medio pelo-, y “Vanilla Sky” se ha convertido en una película que si bien no es todo lo original que hubiéramos deseado –sobre todo, si hemos visto “Abre los ojos”-, está muy bien contada, con ritmo, pulso y el suficiente interés como para cautivar al espectador que entra fluidamente en la vida de David Ames, el millonario ejecutivo de una compañía editorial, y al que todo parece irle de perlas hasta que un día conoce a una preciosa y encantadora chica madrileña que vive en Nueva York, acontecimiento que hace sentir unos celos mortales a la presunta novia del chico... y el resto ya lo saben vds.: accidente, deformidad, crimen, psiquiatras, etc.
Aunque el guión original se ha respetado en la mayoría de los casos, Crowe ha sumado toda una serie de disquisiciones argumentales que sin duda han enriquecido la historia, como por ejemplo el tema de las consecuencias de los actos o la obsesión económica del protagonista. Haciendo justicia, Cruise hace una esforzada y brillante interpretación, al contrario que Penélope Cruz, resultando increíble cómo una interpretación realizada anteriormente no puede ser repetida con el mismo nivel. Serán los nervios o el amor, quién sabe. El resto del elenco, mal que nos pese decirlo, supera con creces el español, con un brillante Kurt Russell como el psiquiatra y sobre todo Jason Lee, como el amiguete del protagonista. Si a todo ello sumamos el contemporáneo y videoclipero lenguaje que el inteligente Crowe –argumentalmente justificable, ya que todo es un sueño...- ha utilizado, nos encontramos ante una película de encargo convertida en una interesante visión del nuevo director a la historia, dotándola de su propia personalidad... que ya no sabemos si es madrileña o neoyorquina, pero que, sin duda, funciona.


Federico Casado Reina



©2001. AndaluNet, Diseño y hospedaje de páginas Web